domingo, marzo 18, 2007

Buses de Coronel.




Todo habitante de Coronel sabe que un viaje en bus no es algo muy grato, partiendo del hecho que el viaje es largo y monótono y pasando al trato que pasajeros y choferes se propician. Ahora bien, el asunto de complica cuando el pasajero viste uniforme o lleva cuadernos, libros y mochilas.

En el ir y venir de los viajes cotidianos, podemos identificar una rica fauna de personas que pululan a través del servicio de locomoción, partiendo de choferes y pasajeros, pasando por vendedores de helados y dulces, payasos con antiquísimas y aburridas rutinas, hasta los infaltables y nunca bien ponderados borrachitos que se suben a los buses.

Los Choferes.

Esta especie es una de las más complejas que habitan en la ruta 160, los tenemos de distantitos tipos, sabores y tamaños. Los hay quienes son muy amables, generalmente algún tatita chofer o un gordito bonachón que no se complica la vida y que va manejando feliz por la ruta. Son los menos.

Luego tenemos a los galanes, esos choferes que ven subir algo con falda y comienzan el piropeo y de plano no te cobran el pasaje, pero te invitan a “sentarte al lado del chofer”, lo sé porque varias veces en mi época de pingüina (época en la cual mi jumper era un taparrabo) viaje gratis de Concepción a Coronel. Este espécimen jura que es una mezcla entre Brad Pitt, Jonhy Deep y Jean Claude Van Damme, claro no se da cuenta que producto del sedentarismo de su trabajo, no tiene las calugas de Van Damme sino que posee un lindo calugón Pelayo.

Los “demonios de la carretera”; son los más temidos, choferes que cuando están tras el volante olvidan que son padres y esposos y se convierten en una máquina de correr, parece que llevan plomo en los zapatos porque no viajas en bus, sino que vuelas en bus, son capaces de llegar en 25 minutos al centro de Concepción, claro que cuando tocas el timbre para bajarte te ponen mala cara porque les estás haciendo atrasar su recorrido y pobre de ti que se te ocurra decirle “chofer, la puerta” “mestro la puerta”, porque la sarta de garabatos que te lanzan solo podría descifrarla un experto en “Zulú”. Este tipo de chofer es el que te ve de estudiante y amablemente te dice ¡¡¡“sale de aquí cabra ·$·&&% , no llevo estudiantes”!!! y si ya subiste te sacan a patadas del bus.

Los chicos Techno: La verdad, ya no se ven mucho, antiguamente eran eternos viajes de punchi punchi martillando la cabeza, ahora han evolucionado y estos especimenes ya no son los technoboy’s ahora con Reggetoneros, subes al bus y te vas escuchando desde “que la azoten” a la “gasolina” y otra sarta de estupideces más, canciones sin sentido y con letras que denigran la integridad femenina, pero todo mundo va feliz porque el ritmo es caribeño y a todos les encanta el “perreo”.

Los clásicos cumbiancheros: Es el típico chofer gordito transpirón, suda y suda y suda, por decirlo de cierto modo coloquial, “suda la gota gorda”, no es antipático, de hecho tiene un muy buen trato con la gente porque anda feliz, escucha cumbias del tipo “galeón español” y maneja tranquilo por la vida.

El docto: Casi no existe, es un espécimen en peligro de extinción, pero aún quedan algunos que deleitan los sentidos con música docta.

El rockero: Es relativamente joven, bordea los 30, lleva programada la radio Futuro o bien va escuchando un buen disco de Pink Floyd o AC/DC, usa gafas negras y camisa, no es cordial, pero tampoco descortés, simplemente no le interesas, recibe tu pasaje y se acabo el contacto con el pasajero, él va en la suya.

LOS PASAJEROS.

Otra fauna distinta, hay dos clases de pasajeros, Civiles y estudiantes. Cada uno con sus particularidades.

Los estudiantes. Hay de todo, muchos son malandras que a la primera de cambio van rayando los buses con sus seudo – declaraciones de amor o simplemente con sus nombres, a causa de ellos los choferes nos odian aún más. Otros en cambio, suben a los buses muy cansados y si pillan un asiento se van durmiendo todo el viaje, algunos inclusive se pasan de largo…Para cualquier estudiante de Lota y Coronel la carga es sumamente pesada, entre estudiar y viajar todos los días, quedarse todo el día en Concepción, muchas veces sin almorzar y sólo porque el tiempo no alcanza para regresar a casa, ha transformando a muchos estudiantes en zombis… parecen vivos, pero no lo están, solo pululan por el mundo en pos de un auténtico equilibrio emocional…

Las señoras: Tenemos a las señoras reclamonas, que suben al bus e inmediatamente comienzan a pedir el asiento “hummm, los estudiantes deberían dar el asiento, una va cansada” ¿y qué se cree esa señora, piensa que es la única con derecho a cansarse?... También está aquélla señora que no te dice nada, pero te pone el bolso en la cara y comienza con quejidos “ahhh” “hummm” “ahh que dolor”, intentando que por la razón o la fuerza le des el asiento (shan) o aquélla otra que se sienta y sienta en sus piernas a dos cabros chicos y te aprisionan contra el rincón, mientras uno de los niños te babosea y el otro te golpea, atroz. Y tampoco falta la señora que te pone las pechugas en el rostro o de plano el trasero, no le interesa que tu vayas sentado con un alto de cuadernos y bolsos ella acomoda su humanidad en tu rostro y se queda muy campante sin inmutarse por el malestar que causa a otros.

Los caballeros: El que no se queda dormido y ronca, abre las piernas como si tuviera gónadas gigantes, o como si no hubiese nadie más a su lado, te aprisionan con sus piernas y se abren a sus anchas sin importarle quien vaya con ellos. Los hay también muy caballeros a la usanza literaria, quienes te ceden el asiento si te ven muy cansada (sin que nadie se los pida) o que te defienden si alguien te dice alguna pesadez. También está el pícaro, aquél que cuando subes con un escote, o en realidad cuando sube cualquier cosa con piernas y falda comienza a piropear en mala, “shitzzz shitzzz mejetaaaaa, wuashita carnua” jaja, por suerte no hay tantos de esos.

Miscelanea

Bajo este concepto se reúnen todo el resto de “elementos” que pululan por los buses coronelitos, por ejemplo, el vendedor de helados que tan raudamente sube al bus y te ofrece una linda forma calórica de pasar la sed, y una la tonta, compra dulce cuando no puede comerlo.

Los bebes llorones, no dejan dormir, no dejan leer, se hacen popo y dejan el bus pasado, pero te miran con sus ojitos de cordero degollado y se olvida cualquier cosa que pudo haber hecho la pequeña criaturita.

Los payasos, llevo más de 11 años viajando en estos buses y siempre escucho la misma rutina ¿por qué no inventaran una nueva? No lo niego, igual me río, pero no es lo mismo una rutina fresca y nueva y una que has escuchado los 11 últimos años de tu vida….

El Manilargo. La micro va llena, todos apretujados, en especial en las horas pic, digamos 7 de la mañana y 7 de la tarde, señoras reclamando, guaguas llorando, hombres durmiendo, estudiantes agotados y molestos con el trato que les dan, escolares con falditas diminutas y los manilargos que andan dando agarrones a lo disimulado…en todo caso, ellos no son los peores, también estan los “escobilla” porque pobre de ti que estés tras uno de ellos, te puntean de lo lindo y parecieran cepillarse en tu cuerpo….

La anécdota.

En uno de mis tantos viajes hacia Concepción, esperaba tranquilamente el bus en el paradero, hace tiempo no soy estudiante, pero sigo vistiendo jeans y zapatillas para ir a trabajar, los buses pasaban y pasaban y no querían pararme, claro, tenia pinta de estudiante. Paso un rato, hasta que mi vena comenzó a hincharse y latir y por fin paro un bus, no era que bruto de última generación de buses, pero estaba bien. El subir, lo primero que oigo son las notas de “mala mala mujer, fuiste infiel fuiste infiel”, clásica cumbia, sonreí, salude al chofer quien me miró con desprecio, le pague el pasaje y me senté en el bus. Como es costumbre me quedé dormida, desperté cuando me di un cabezazo contra el respaldo de uno de los asientos, mire alrededor, parecía que nadie lo había notado, así es que disimulé, saqué un espejo y me polvee la nariz, luego sentí una gran humanidad aplastando parte de mi casaca, era una señora, muy buenamoza, bastante rellenita que se acomodaba en su asiento con toda su humanidad, acorralándome y dejándome casi sin espacio vital. Decidí cambiar de asiento y me fui a sentar al lado de un estudiante, él se reía sólo, llevaba conectado un reproductor de música, todo iba bien hasta que comencé a sentirle el tufo … un olor a copete… que me vi forzada a cambiarme nuevamente, me senté en la última hilera de asientos, a esta altura ya iba un poquitito apestada arriba del bus, cuando paso lo que por poco provoca “un día de furia” subieron dos payasos a hacer “la misma rutina de siempre” y ¡oh! Caracoles, me empezaron a agarrar de material, toda la gente del bus me miraba y mi vena en la frente comenzaba a hincharse, cuando uno de los payasos me dice “señorita usted sabe quien fue el primero hombre” y yo que le iba a responder y él que me dice “Abraham” y el otro payaso le grita “no idiota es Adán” y el que estaba al lado mio me dice “ve que es tonta señorita, era Adán no Abraham” y ahí toda la gente se largo a reír mirándome con cara de “aja” …entonces fue el caos… le grite al payaso ¡¡¡por qué no vas a molestar a tu abuela, hagan una rutina nueva payasos de mierda, tonta tu abuela insolente %&$&$%&$/& y bueee el descargo descomunal, creo que luego de eso mi foto debe estar en el sindicato de payasos micreros en un tablero de dardos, jaja…





PRONTO LA SEGUNDA PARTE.

13 comentarios:

Daniel dijo...

Si vieras, acá en Santiago existe mucha de esa fauna, aunque con el Transantiago parece que varios están en vias de desaparecer. Y por la pregunta del blog, bien, me retiré de Faculty, porque prefiero el formato blog. Saludos

Juan Avalos dijo...

jajajajaja.....

bueeeena!!!, lo que todos hemos querido hacer en algún momento.(porque las rutinas de payaso de micro o bus mas que risa dan pena)

Me imagino la cara del payaso al recibir las respuestas.

y al final dijiste "y agradezcan que soy una dama"?..xD..

Besos!

martinez dijo...

realmente eres idola escribes muy bien, bueno eso siempre lo digo me cague de la risa y es verdad solo te falto el tipo que se pone a puntearte el hombro, yo cacho que eso es una de las cosas mas desabradables para las mujeres tomandome unos copetes me contaron esa infidencia unas amigas a raiz del transantiago, bueno olvidate lo que pasa en el metro en hora pic.


bueno felicitaciones y me siento muy orgulloso de ti en especial tu gran inteligencia


eso bye

Supreme Lord dijo...

jajajaja

vamos desmenuzando, partiendo por los choféres los "clásicos cumbiancheros" están evolucionando, porque las máquinas de nueva generación ahora están incorporando televisores con un dvd, así que si antes te torturaban solamente con música de cumbia todo el viaje, ahora torturan tus oidos y tu vista, porque ya han sido como 4 veces que me he subido a una y te ponen un dvd de los piratas del caribe o no se que chucha, y parece que entre todos se pasan los dvd's porque siempre es el mismo jaja. yo creo que también faltaron los choféres viejitos, de esos que te demoras toda una vida en llegar al destino porque no sabe pasar mas allá de la segunda jaja, y para variar uno va atrasado y le tocan uno de estos jaja.

Ahora los pasajeros, creo que me encuentro en la categoría de los caballeros, pero partamos viendo, yo abro las piernas porque en realidad soy muy grande para andar en micro, entonces la única forma de irme sentado y cómodo es abriendo las piernas, tampoco las abro grotescamente como si estuviese dando a luz o algo así, esto va a depender netamente del tipo de máquina en la que me vaya, por eso derepente espero algún tipo determinado, y quiero dejar claro que abro las piernas por eso y no por tener gónadas gigantes, ni porque quiero rozar a la persona de al lado o algo por el estilo jaja. También doi el asiento cuando es estrictamente necesario.

uff ahora se vienen un par de anécdotas, tengo un par por ahí. La voi a hacer cortita ya que esta respuesta se me ha alargando mucho jaja. La primera anécdota anécdota fue hace unos 5 años atrás mas menos, iba raja durmiendo en la micro, venía del "parque alejo barrios", apenas me senté en la micro y me quedé dormido y en algún trayecto antes de llegar a bellavista se subió alguien se sentó al lado mio pero no me di cuenta, derepente en una de esas atino a abrir los ojos cuando me doi cuenta de que el tipo se estaba masturbando al lado mio jajaja. cuento corto, el tipo recibió la paliza de su vida por parte mia y por parte del chofer. La Segunda Anécdota no me tuvo partícipe a mi en forma personal, fue hace unos 4 años atrás mas menos, iba en el sector de la calle Bellavista, venía de vuelta de un carrete en el barrio puerto, a la altura de rodriguez se sube un maricón que más maricón no podía ser, se sentó en la parte trasera de la micro casi al lado mio, llegamos al sector de barón y el maricón se bajaba ahí, resulta que entre tanto cumbiancheo arriba de la micro, el chofer sentado hablando con una mina pechugona, weones atracando y borrachos raja durmiendo no se escucho nada del timbre, entonces el tipo dentro de su desesperación no sabía que hacer y empezo como a pegarle palmetazos al techo para llamar la atención, pero no tuvo respuesta alguna, se entro a desesperar más mientras la micro seguía su marcha hasta cuando desde lo más profundo de su ser pegó un grito espeluznante con toda una voz de diva diciendo "chofér me abre por atrás porfavorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr
rrrrrrrrrrrr!!!!!!!!!!" y el chofer salió de su letargo cumbianchero y sus ojos se despegaron de su acompañante pechugona y procedió a abrirle por atrás a nuestro peculiar pasajero, aunque quedo como a unos 500 metros del paradero jaja.

kurotashio dijo...

Guajaajajajaja!!

Felicitaciones por esta escritura, sin dudas que son muchas situaciones, personajes y vivencias que no sólo se viven por el sur, creo que eso es algo genérico en todos los microbuses y buses chilensis :)

Me hubiera gustado ver tu cara de enojá frente a toda la secuencia de hechos desafortunados ocurridos en tu viaje XD , y pa variar gritandole a los payasos rutinarios (lástima que eso de la rutina no sólo pasa con ellos, tb con algunos partidistas políticos indigenas, los que piden plata para salvar a sus hijos y también uno que otro cantante popular).

En mi caso personal, tb me tocó en mi época de colegio un señor que incluso lo veia en las micros amarillas (generalmente era de verlo en los interurbanos de Talagante) y contaba las mismas historias, con el sopapo, el rallador y el ¿urlero? (algo así).

Pa variar, uno como que se familiariza con las caras de los personajes... sean operadores (choferes) y gente del público.

Te faltaon los sapos (o controladores de ruta jeje)

Beshos! y espero su segunda parte pos!

kurotashiO!

kurotashio dijo...

P.D: A todo esto... me imagino el grito de "la loca" que comenta supreme lord jajajajajajaja XD

kurotashiO!

Floresdesechas dijo...

jajaja yo también imagino aquel grito jajaja

Infozeus dijo...

jajaja!!!
que divertida la crónica del transporte penquista... y yo que pensaba que el Transantiago era la peor forma de viajar!
xD

cuidese!

saludos!

(Ex) Turrex-Sita dijo...

Jajajajaja bastante extensa tu radiografía del bus de Coronel..
Sólo piedo aportar que cuando era más lola (saaaa) tomaba dicha locomoción para ir a la playa blanca, más el único recuerdo que tengo es la "mala calidad musical".

Cómo anécdota puedo agregar:

1.- El tipo que se masturba en uno, cuando la srta va sentada al final de la fila y a la orilla (claro está que aprendí después a no sentarme atrás (jajaja se lee medio raro)
2.- Los choferes que te miran feo cuando pagaba de estudiante universitario...
3.- El chofer "simpático" que uno cree que se va a detener y la cosa pasa de largo (tb se lee raro)

Mejor no sigo.. todo lo que escribo se lee raro...

Saludos!!

Anónimo dijo...

Ricardo:

Bueno aver aver aqui tengo un relato que me paso con uno de estos viejos de mierda de la linea 160 grrrrr:

Verano del 2006, tome la micro en tucapel con carreras con 2 amigas.
Mis amigas iban directo a playa blanca y yo iba a un campamento de lota que estaba cerca de la playa.

Mis 2 amigas pagaron estudiante y yo pague entero....les dije:

Ricci: Oye preguntenle si pueden pagar estudiante para ir a la playa.
Mis amigas: Naaa si le pagamos asi nomas.

Llegando a la playa mis amigas tocaron el timbre....eeeek.
El querido conductor paro la micro camino hasta donde estabamos nosotros y nos dice:

Chofer: Nos les voy a parar porque el pase escolar no es para ir a la playa!!!

Vuelve a su puesto y hace partir la micro. Nosotros quedamos marcando ocupao...
Voy hasta donde esta el chofer, y discutimos hasta que entrando a lota yo le digo que como yo pague entero me tenia que parar.

Hace para la micro y mis amigas se quedan un poco atras...me bajo yo y cuando se estan bajando mis amigas hace partir la micro....me emputeci, tome la micro que venia atras y segui la micro.

Llame por celular a mis amigas y estaban reasustadas. Vi cuando se bajaban de la micro un kilometro entrando a lota y yo segui la micro

Llegando a Lota bajo se me pierde....asi que la espero en la plaza de lota bajo. Ahi se detienen unos minutos las micros a tomar pasajeros.

Veinte minutos despues llega la micro. Le digo que me abra la puerta y lo primero que me dieron ganas fue de pegarle un combo porque me urgio caleta escuchar a mis amigas tan asustadas. Estaba solo, pero estaban las otras micros con los otros choferes asi que no me convenia pelear.

Despues de increparlo le digo que anotare su patente y me dirigia a demandarlo a los pacos, que estan entre lota bajo y lota alto.

Voy a hacer las denuncias y me dicen que necesitaban la denuncia de las afectadas, osea mis amigas.
Mis amigas nunca fueron porque son mas flojas que la chucha jajajaja

Pero un paco en micro fue donde el viejo y le hecho la foca...algo es algo.

Bueno esa es mi historia jajaja aunque un final feliz hubiera sido haberle pegao su mahuachi al viejo de mierda jajaja.

Floresdesechas dijo...

ajjajaja que mala...como tan vaca ..... ahi tienes un vil demonio de lca carretera....

Marco Esteban dijo...

jajaja no pare de reirme en todo el rato que lei tu blog, pero en las reflexiones me puse serio y concuerdo totalmente

muchos saludos mi niña

Angel y Demonio dijo...

Jajajaja! Muy gueno el relatooo!!! Aunque apoyo a alguien más arribita, con un sólo día paseando en transantiasco volverías feliz a los buses a Coronel. Jajajaja!

Saludos! Gracias por la visita.