jueves, abril 23, 2009

caos

Voy corriendo a toda prisa, voy a llegar tarde al trabajo y mi jefe me regañará, aunque lo hará de todos modos porque mi jefe es un gruñon y es parte de su esencia estropearle el día a todo el mundo. A ratos, tengo la idea que mi jefe es un frustrado sexual, es que ¿cómo alguién p
puede ser tan odioso todo el tiempo? la única respuesta que tengo para eso es que le falta una dosis.

¡cresta! no me di cuenta que venía ese auto ¿a quién le importa si el viejo ese se enojó? yo tenía verde, así que no es mi culpa que el semáforo sea idiota y duré tan poco que no alcance a cruzar la calle ¡¡¡Si iba corriendo!!! imaginen el tiempo que dura, en fin, es todo tan absurdo en esta ciudad, tan solo hace unos minutos vi una señora indigente que se bañaba en la pileta de la plaza de armas y pensé en todos los niños que a diario juegan con esa agua y en las infecciones que seguramente debe tener, pero como es que esos niños no tiene madre ¿que demonios les sucede a las mujeres que traen críos al mundo y luego no se hacen cargo de ellos?

no, no soy machista, es solo que me molesta la ligereza con que se dicen y hacen las cosas...ya nadie piensa, nadie cree, nadie tiene esperanzas, nadie hace nada

voy llegando, me quedan dos cuadras y estoy sudando como condenado, por la cresta que nunca resulten las cosas como uno las espera, porque claro, cuando me enamoro me rechazan, cuando quiero a alguien como amiga, resulta queme ama y soy el malo de la película...al final ¿a quién demonios le importa?

tengo sueño, sed, calor, agotamiento

necesito una soda

4 comentarios:

Nicoo dijo...

Esta buenísimo jaja me gustó arrrto

Diego dijo...

Ummm más de alguna vez, más de las que quisiera también, he pasado por ese caos que llega con la prisa de ganarle minutos al Dios Cronos.
En fin. Sigo leyendo de todo y de todos para saber un poco más de la gente que tienen un lugar especial en este camino llamado vida.
Un beso.
D.

La ivi dijo...

Creo que mi intensa composiciòn ante la vida lo saque de ti prima. ja ja ja
te quiero mucho

óscar dijo...

Aliviánense; despiértense más temprano. De nada sirve pensar que "ya nadie piensa, nadie cree, nadie tiene esperanzas, nadie hace nada"; porque de entrada, eso no es cierto. Pensar eso es absurdo, y lo único que logras es sentirte mal en vano. Siempre hay gente que no piensa, que no cree (¿en qué?) que no tiene esperanza, que no hace nada, pero siempre hay gente que piensa, que cree, que tiene esperanza, que hace cosas.

Un abrazo desde esta muy noble Ciudad de México Temixtitan.