jueves, septiembre 22, 2005

Canonización del padre Alberto Hurtado

Nunca he creido en santos, eso es bien sabido por quienes me conocen, sin embargo, siempre he reconocido abiertamente, admirar a ciertos personajes del mundo católico cuyas vidas fueron dedicadas al servicio del prójimo, por ejemplo, Francisco de Asís, quien fue capaz de renunciar a sus riquezas para dedicarse al servicio, formando la orden religiosa de los Franciscanos.

El padre Alberto Hurtado es otro de esos seres a los que admiro, su vocación de servicio y su dedicación hacia los más pobres son sencillamente admirables.

Fundador del Hogar de cristo, Alberto Hurtado fue un luchador, no se dedicó solo a evangelizar, sino también a luchar por los oprimidos, los desposeidos, aquéllos a quienes nadie quiere ver, aquéllos olvidados por una sociedad individualista, que avanza a pasos agigantados aplastando a todo aquél que no se ajuste a sus patrones egoístas y automatizados.

El 23 de octubre será canonizado por el papa Benedicto, será un importante hecho para el mundo católico y para el país, pero creo que lo más importante de este hecho es reconocer que gracias al aporte de este hombre se ganaron grandes batallas de una cruzada que es intermible, casi tan utópica como la búsqueda del santo grial, no hablo de otra cosa sino de la erradicación del sufrimiento de los hermanos más pobres y necesitados de nuestro país.

No hay comentarios.: